Respirant la tranquil·litat del Monestir de les Avellanes


Hola me llamo Alfonso, he pasado 15 días en el Monasterio de las Avellanes,  en primer lugar para hacer una terapia de mejora del habla, y en segundo para pasar unos días de mis vacaciones  en un sitio tranquilo. Debo decir que el Monasterio me ha encantado, empezando por sus alrededores en los que puedes recorrer sus caminos en plena montaña disfrutando de sus olores y su vegetación, un día me pasó una ardilla por el suelo a unos 5 metros, me hizo mucha ilusión.

Y terminando por su interior, por su iglesia que es una de las más bonitas que he visto, por la tranquilidad y el buen ambiente que se respiraba, la buena comida y el trato amable de los hermanos y la gente que trabaja allí. Verdaderamente me sentí embriagado por el Monasterio.

Quiero dar las gracias por su atención y por hacerme la estancia agradable a  los Hermanos Ramon, Inocencio, Jaume, a Robert por enseñarme el archivo y parte del Monasterio, y especialmente a Josep y a Teresa por el tiempo dedicado y por alojarme en su casa unos  dias.

 Os deseo lo mejor.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s