Ángel, teràpia, descans i treball al Monestir de les Avellanes


Me llamo Ángel y soy de Mallorca. Ya  ha pasado un mes desde que volviera de hacer la terapia Ordóñez, en el Monasterio de las Avellanas. Lugar donde llegué con mis bloqueos, mi tensión interior y mis repeticiones (tartamudez). Fui muy bien acogido por los Hermanos Maristas, los dos Ramones y  Alain, con los cuales compartí mesa y mantel durante quince días.

En mi primer día libre, ya que por la tarde comenzaba mi semana de silencio, les ayudé a vendimiar y de paso recordé mis años cuando iba ha Valdepeñas, y Socuéllamos, ya que yo soy manchego. Fue una experiencia bonita y relajante.

Quince días dan para mucho y me recorrí parte de la tranquila y bonita comarca, tanto en bici como caminando por sus silenciosos caminos, solo se escuchaban las abejas. Pude ver alguna ardilla en el Monasterio.

También recuerdo cuando íbamos a Balaguer, Josep, Ricardo de Cuenca, que estuvo una semana, y yo, para hacer prácticas de habla, Ricardo para quitarse sus miedos al telefonear y  yo para  hacer preguntas en establecimientos, cosa que antes  para mi era un sufrimiento.

Quiero  contar una anécdota que me ocurrió en mi primer día de silencio, iba con la bici por unos caminos asfaltados, y me atacaron dos perros enormes que salían de unas naves, como corrían mucho me bajé y sin pensarlo dos veces les ataqué yo ha ellos con la bici, lo mismo que hice con mi tartamudez, atacarla con decisión y de frente, sin miramientos.

Si me perdonáis contaré otra anécdota positiva para muchos, la segunda noche, después de comenzar con  mi nueva forma de hablar muy lenta, soñé que estaba trabajando, y por primera vez en mi vida no tartamudeé desde que tenia  diez años (ahora tengo 62), hablé bastante con mis compañeros de trabajo y no hablaba con lentitud, simplemente las palabras salían solas.

Al leer las experiencias de otros miembros de la Fundación www.ttm-espana.com en el blog del Monasterio, hubo una que me impactó mucho y fue la de Rafa de Córdoba, al leer sus experiencias se me saltaron las lágrimas y me emocioné, me vi reflejado en él por completo.

No me queda más que darles las gracias a los Hermanos, a Robert y a Miguel por sus atenciones. Volveré por aquí de vacaciones.

También quiero expresar mi agradecimiento a Don Emilio Borrego, sacerdote granadino que también imparte esta terapia y que me animó a hacerla en el Monasterio con Josep.

Y a Josep Sansalvador, solo decirle que le cambiaré el nombre, ahora le llamaré Sant Salvador; gracias a ti y a Teresa por vuestras atenciones y dedicación conmigo.

Advertisements

2 thoughts on “Ángel, teràpia, descans i treball al Monestir de les Avellanes

  1. Felicidades Angel….me ha encantado leerte. Yo hice una semana de silencio en Granada con el Padre Ordoñez….y me canvio la vida y ahora al leer tu historia pienso en lo afortunados que somos en esta fundación al disponer de personas como El Padre Ordoñez, o como Josep Sansalvador…..
    Repito mis felicidades, porque a partie de ahora hay un antes y un despues en nuestras vidas.-

    Un abrazo compañero.

    Eduard de Barcelona.-

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s