“Gratitudo me refecit” – Monestir de les Avellanes, Agost de 1945. Ha Triomfat l’amor (3a part)

Han transcorregut ja 9 anys des de la destrucció de la imatge del Puig de la Mare de Déu, l’agost de 1936. La renascuda vida del convent no es conforma amb les lamentacions o somnis. L’amor i la gratitud mouen cors, mans i fins i tot la difícil economia de l’època. Al final el dia 15 “el Cerro de la Virgen se convierte de nuevo en Monumento, Trono y Altar”. Ha triomfat l’amor.

En record d’aquesta data ofereixo al lector uns textos y fragments poètics triats d’entre l’amplia crónica que la revista “Levante” va publicar al seu dia amb aquest títol:

“Homenaje filial que la provincia marista levantina en nombre de los maristas de España, dedica a su reina y madre con motivo de la reposición de la imagen de Nuestra Señora de Avellanas en el cerro de su nombre”.

(“LEVANTE”, Any IV. Octubre de 1945, suplement n. 4, pàgines 1-40. La majoria dels textos són d’un cronista anònim, tot i que algunes poesies són signades pels Germans Pompeyo, Dámaso y Valerio)

  1. “Historia del Monumento” (Hno. Ramón Nonato).  Parte central del discurso:

“Llegó el verano de 1936, año de muerte. Por la cumbre de este   cerro pasó el huracán marxista y el monumento que levantó el amor quedó convertido por el odio en un informe montón de escombros…”

“Dispersados por la persecución, pero no desunidos, nos hemos vuelto a reunir en esta mansión de paz. Desde el primer instante  ha existido y se ha fortalecido en todos los pechos el anhelo de ver repuesto el trono de nuestra Madre, desde el que ha de seguir bendiciendo la Casa y su moradores…”

“Deseábamos elevar un MONUMENTO DE GRATITUD a  nuestra Madre y a falta de elementos arquitectónicos nos sobraban arrestos para humillar las más  altas cumbres y colocar sobre ellas un símbolo que fuera la manifestación de que el odio nos puede perseguir, incluso matar, pero destruir en nosotros el amor a nuestra Reina y Señora, eso, jamás.  Estos sentimientos filiales  de los que integramos la Provincia Marista de Levante, los pregonará este monumento desde una de sus lápidas a las Generaciones futuras: Gratitudo me refecit”

Fragment d’una poesía crada per l’ocasió pel Germà Pompeyo y recitada aquell mateix dia:

“Muy alta está la Virgen, la cumbre alta
para llegar al cielo, ¡cuán poco falta!
Ya preside la Virgen tierra y convento,
desde el altar sagrado del Monumento.
Allí miran sus hijos cuando amanece,
desde allí los bendice cuando anochece.
Amorosa Virgen de las Avellanas,
que llevas en brazos al Hijo del alma,
que llevas ternura pintada en la cara
y en el Cerro has puesto las divinas plantas,
mira de tus hijos las piadosas ansias.
No te muestres nunca sorda a sus plegarias,
sé para el Convento, providencia santa.
Por fin ha salido ganoso el empeño,
y aquello que ha poco tan solo era un sueño,
ya es cosa cumplida.Ya está nuestra Virgen y Madre querida,
mirando al Convento
con tierno cariño desde el Monumento.
Honor a la Virgen bendita, honor a la
Reina ensalzada,
Amor a María que es Virgen,
que es Reina, que es Madre adorada en
este altozano,
por siempre bendito, por siempre
mariano.” Por la transcripción:

Transcripció per: G. Ramón Benseny / Monestir de les Avellanes,
maig de 2012

Vegeu també: 1a part i 2a part del text

Terror me delevit. La Mare de Déu del Puig 1912-2012 (2a part)

En el següent text s’exposa una relació de fets succeïts després de l’ocupació del Monestir de les Avellanes pel Comitè de Balaguer (27 de juliol de 1936), segons diversos escrits del fons documental marista, conservat a l’Arxiu del Mones

1. H.  Inocencio Martínez Calvo. “Una Comunidad de Mártires”. Editorial Luis Vives, Zaragoza 1967. Capítulo XII “El Convento y la guerra” págs. 186-187.

Destrozos en el Monasterio “Tras la incautación de la casa por el Comité de Balaguer, pronto empezaron las escenas de burla y profanación de todo lo sagrado. La artística Cruz de Término, asentada en la revuelta que da principio al camino de Vilanova, cayó totalmente destruida, no bajo el peso de los siglos, pues databa del siglo XIV, sino a golpes de fusil, pico y martillo…

Y ya puestos en el camino prosigamos hasta el Monumento a la Virgen del Cerro. Aquel pulpo pétreo que soportaba una elegante y cariñosa estatua de la Virgen con el Niño, la misma que, desde 1912, veía subir cada sábado a sus hijos desde el santo cenobio para postrarse ante sus plantas… cayó con igual furia y sacrílega mano, hasta no quedar piedra sobre piedra…”

2.  Stella Maris. Vol. V, año XVII, nº 139, mayo de 1938, pág. 253“… la casa está bien conservada y la finca también. Eso sí, los “sin Dios” han dejado muestras de su paso en la desaparición de las cruces del cementerio, en el “derribo de la Virgen de la Montaña” y en la decapitación de la Virgen de la Fuente, entre otras…”

3. “Bulletin de l’Institut des Petits Frères de Marie”. (Grugliasco-Italia) Vol. XVI, nº 113, juilliet, 1938, pág.173. 

En relación con unas fotografías enviadas a la redacción del “Bulletin”- Le piédestal dynamité de la statue de N.D. des Avellanes (photo, pg.180.)

“… Peu  après cette lettre nous arrivaient des photographies nous montrant l’état des lieux. La première montre ce qui reste de la grande croix qui dominai le paysage et la deuxième, l’oeuvre de la dynamite, employée à renverser, non seulement la statue de la Sainte Vierge, mais jusqu´au socle monumental sur laquelle était posée…” 

4. Stella Maris. Vol. V, año XIX, nº 207, junio de 1939, pág. 432.

“El viajero que llega al Convento desde Balaguer pronto nota algunas diferencias: ha sido sacrílegamente profanada y rota  la estatua de la “Virgen de la Colina”, ante la que tantas piadosas salves entonó nuestra estudiosa juventud…”

5. “Levante”. Tomo I, años 1942-1945, año IV, suplemento nº 4, octubre de 1945, pág. 34.
“…Llegó la tormenta, llegó el día de la “siega satánica de cruces”… y hubo otra vez sangre de mártires y también incruento martirio de imágenes sagradas, entre ellas la que durante un cuarto de siglo fuera aquí honrada por corazones amantes…” (Hno. Eusebio José, Avellanes, 15.VIII.1945, en la inauguración del nuevo monumento.)

Alguns interrogants

De fet no s’ha trobat constància clara de la data de destrucció del Monument de la Mare de Déu del Puig. Hom la podria situar cap els primers dies d’agost del 36, segons testimoni verbal que jo mateix vaig recollir l’any 1964 del Sr. Miquel Baldomà (“lo pastisser” de Les Avellanes) que feia, dia per altre,  el recorregut  de la zona,  Avellanes-Convent-Vilanova.

Els Manuscrits: “Cuadernos de Guerra (1936-1937)” dels Germans Hipólito i Moisés, no fan cap esment ni a la destrucció, ni a la possible data. El mateix es pot dir dels Manuscrits del Hno. Hipólito : “Avellanas y la persecución de 1936.” y “La evacuación del Convento, julio-agosto de 1936.”

El Germà Eduardo Corredera: “Páginas de Historia Marista. España 1936-1939” – Gráficas Casulleras – Barcelona, 1977, no  fa cap  menció especial del fet,  ni tan sols dintre d’unes breus ratlles de la pg. 217, sinó és una  al·lusió general  sobre “cremades i destrosses”.

Certament hi ha molt material als nostres arxius d’Avellanes principalment sobre els fets del l’estiu 1936 i la consulta feta,  ni de lluny, és exhaustiva. Pot semblar evident pensar que dintre del dolor respectuós i emocional dels fets,  els “corresponsals de trinxera” (joves estudiants maristes i Germans amagats i perseguits) estaven amb l’ànima ferida per les morts, persecucions, dolors, amagatalls, traïcions, mentides, exili… Tot  era com una flama de dolor immens que marcava històries i estats anímics.  De totes maneres els fets són aquests i testimonis en sobren.

El terror no només va fer caure pedres sagrades i monuments estimats, va ferir vides… Per tal és comprensible que tan  dolor contingut esclatés com un crit de joia inqüestionable aquell 15 d’agost de 1945, quan tota la vall s’omplí d’un cant que  sortia de tots els cors amb una força nova: ”Dios te Salve, Reina y Madre”… ¿Te acuerdas, Madre, te acuerdas, Madre…? El TERROR EM VA DESTRUIR, PERÒ L’AMOR EM VA REFER…

G. Ramon Benseny Beso                                   Les Avellanes – Març 2012

1912-2012. Centenari de la Mare de Déu del Puig del Monestir de les Avellanes

Enguany celebrem els cents anys de la Mare del Déu del Puig (1912 – 2012). Pels Maristes que hem estudiat i viscut a les Avellanes els anys de formació o de de docència i treball, i ara de maduresa, la “Mare de Déu del Puig”  és un referent vocacional molt present.  Pujar al Puig cada dissabte o els diumenges de maig o cadascú quan podia n’era una gràcia sempre desitjada i viscuda. Ella ens ha mirat, acollit i beneit durant aquest cent anys.  Per situar històricament aquest centenari em proposo oferir tres senzills articles, extrets del  que des de anys enrere  ens ha quedat escrit.

Seran tres; el primer aquí el teniu: “LA GRATITUT EM VA FER”; seguirà un segon: “EL TERROR EM VA DESTRUIR” i vindrà un tercer: “L’AMOR EM TORNÁ A AIXECAR”.  El articles seran escrits segons l´idioma de les fons que he tingut a l´abast, ja que molt és “còpia” directa. No he fet altra cosa que una senzilla recopilació.

Germà Ramon Benseny

I – “GRATITUDO ME FECIT”

Avellanes, 4 de Agosto de 1912 –  Fiesta de las BODAS DE PLATA DE LA FUNDACION DE LA PRIMERA OBRA MARISTA EN ESPAÑA (1887-1912).  Lo que sigue no es otra cosa que la transcripción literal de algunos párrafos escritos por un cronista anónimo y publicado en el libro “Memoria de las Bodas de Plata de la Provincia Marista de Barcelona” / Tipografía Católica, calle del Pino, 5, Barcelona, año 1912. (Arxiu Avellanes: AB2 271:B1 MEM)

La bendición del monumento a la Virgen, conocido en adelante como “la Virgen del Cerro”, fue uno de los actos centrales de estas Bodas de Plata… Dentro del programa para solemnizar los festejos destaca “erigir y bendecir  un monumento a nuestra excelsa Patrona como testimonio perenne de NUESTRA GRATITUD por sus bondades; y la ofrenda de nuestro corazones ante su imagen bendita, (o.c pg. 6)

Al momento de estas fiestas jubilares la Provincia constaba de 517 Hermanos, 65 colegíos y/o escuelas donde se educaban más de 15.000 niños y jóvenes, según datos que aporta el Hno. Abilius, en carta al Papa Pío X, pidiendo su Bendición Apostólica. (o.c  pg. 13)

 EL HECHO: “… A corta distancia de la Casa-noviciado alzase un montecillo desde cuya cima abarca la mirada extenso panorama no desprovisto de cierta hermosura y variada vegetación. Alargase por su base estrecho valle que se va ensanchando poco a poco a medida que de allí se aleja. Las huertas, viñas y olivares extienden sobre él verde alfombra. Una cinta blanca y polvorienta señala casi el límite del terreno laborable: es la carretera. Después de ella, salvo algún que otro olivar, sólo se divisan montañas pedregosas no desprovistas de vegetación. Lugar  más a propósito no podía darse  para servir de pedestal a la bellísima estatua de nuestra Madre Inmaculada (nota 1 a pie de página: “La estatua es de cemento mezclado con mármol.  Su autor es el Sr. Lombardi de Barcelona). (o.c. pg. 7)

DESCRIPCION del MONUMENTO y de LA IMAGEN: “… La colina  es el verdadero monumento, lo que denominamos con ese nombre  es propiamente el zócalo  de la estatua. Mide ésta 2,40 m de altura; tiene en su brazo izquierdo al benditísimo Niño Jesús, que mira sonriente y bendice; los ojos de la Virgen parecen dirigir una mirada tiernísima a los que vienen a doblar sus rodillas ante ella en demanda de su asistencia y protección.  Su pedestal, aún no completamente terminado, es una verdadera obra modernista, caprichosa y elegante. Las columnas que lo sostienen son curvas onduladas que mutuamente se soportan y todas ellas descansan en el interior de un hermoso estanque, a cuya parte externa se hallan adheridos dobles bancos de albañilería, cómodos y de buen gusto. Hay en medio del estanque un surtidor que refresca y tal vez  pronto revestirá de musgo la parte baja del pedestal, que se parece al techo de una cueva formada en la roca. En aquellas límpidas aguas se recrean colorados pececillos que a su manera tributan a la Virgen los homenajes que se le deben, alegrando, al propio tiempo a cuantos vayan a visitarla…” (o.c. págs. 7 y 8)

¿UN CRONISTA PROFETA O SOÑADOR?…

“… El camino al Monumento desciende primero desde la casa al valle, ancho de unos dos metros y trepa luego serpenteando y a los pies de la Virgen se  termina. Andando el tiempo verémoslo tal vez convertido en agradable paseo, sombreado por árboles frondosos, festoneado por verde césped y adornado con magníficos rosales…  A este lugar fuimos llamados todos los HH. de la antigua Corona de Aragón para asistir a la bendición e inauguración solemne del monumento… El 4 de agosto fue el día señalado para esta magna reunión…” (o.c. pg. 8)

LA PRIMERA PROCESION AL CERRO.

“… Organizóse la procesión… los ecos de nuestros cantos resonaron por las alturas y hondonadas y las estrofas del bellísimo “Ave maris Stella” y del popular “Ave Maria” iban sucediéndose, mientras pausada  y religiosamente nos encaminábamos hacia el monumento  para asistir a la bendición de la preciosa imagen, acto que llevó a cabo e celosísimo reverendo Padre Font C.M.F., amante de la Virgen hasta el delirio y amigo entusiasta de los Hermanos Maristas…” (o.c. pg. 8)

GRATITUDO ME FECIT: algunas palabras de la alocución del P. Font.

“… Habebitis hunc diem in monumentum, et celebrabitis eum solemnen Domino”. La Provincia Española de los Hermanos Maristas, agradecida a Dios  por los incontables beneficios recibidos durante los veinticinco años  de su existencia, quiere testimoniar a Dios y a la Virgen su profundo agradecimiento; de aquí el sabio acuerdo tomado de levantar este hermoso y magnífico monumento  que  perpetúe y eternice la munificencia de los dones recibidos, enseñando al mismo tiempo a  las generaciones venideras cuál es la fuente de los verdaderos bienes…” (o.c. pg. 9)

Una flor poética: Dos estrofas de la poesía declamada ese día en el Cerro:   “A nuestra Señora de Bellpuig”, por el Hno. Edualdo, (o.c. pg. 24 y 25), posteriormente mártir en 1936:

“Otra vez estás sentada en tu trono soberano; desde donde con tu mano nos bendices, Madre amada.      

Cual lucero matinal des de esta santa montaña, extiende por toda España tu resplandor divinal”.